El destierro del renovador

El destierro del renovador 

Sergio Massa subido al barco del éxito y degustando el poder sufrió  una naupatía de la que nunca  pudo recuperarse.
Un relato ínfimo sobre la petulancia y necedad en la política.

Escribe: Rosendo Pío Gabino

La arrogancia lo devoró de un solo bocado. Para él los sucesos del año 2013 serían indeformables, sin caducidad. Aquella vez desafió a la reina y ganó un peldaño. Se sintió poderoso, imparable, el príncipe que pronto sería amo y rey. Anunció el fin de una era y el comienzo de la suya. Presuroso, quiso enterrar a la déspota. La describía a semejanza de la Reina de Corazones, la decapitadora serial que Alicia supo descubrir en sus aventuras. Lo paradójico, es que tiempo atrás, él, había sido uno de sus naipes preferidos. Sin embargo, dejó de ser súbdito, y se postuló para soberano.
Como el mejor hechicero
logró que todos hablen de él. Se volvió omnipresente.
Como  sacerdote, públicamente, dio la
extrema unción a la reina condenada. Exhibía exultante la preparación de la fosa. Diseñó la escena final donde los arreglos florales y las velas matizaban con los vitrales. El marco fúnebre estaba dado. Todo estaba en marcha. Solo era cuestión de tiempo para darle santa sepultura a la reina infame que pretendía perpetuidad. Él nunca había tenido tanta popularidad.
La gloria conseguida se venció pronto. Los vuelcos del destino lo pasaron de sepulturero a sepultado. No hubo estado medio.
Durante los últimos tres a
ños solo aportó confusión a propios y extraños. En un goteo constante sus correligionarios lo fueron abandonando. Esto consolidó su desorientación ideológica y política de la que nunca supo salir. Por eso, pasó a ser conocido como el jefe del partido con conflictos de identidad y socios temporales. A eso quedó reducido Sergio Massa.

Curriculum Vitae

Su trajín en la política comenzó en los albores noventistas. Su génesis fue la UCeDé de Álvaro Alsogaray. En ese partido llegó a ser presidente por la Provincia de Buenos Aires.
Promediando la última década del siglo XX el partido de
“Alvarito” se fusionó con el Justicialismo. En la presidencia del “caudillo riojano” Don Sergio se desempeñó en la Subsecretaría del Ministerio del Interior. Cómo casi todos, cuando se le pregunta por esta etapa de su vida sufre de una amnesia profunda.
Los o
tros cargos que ocupó en la administración pública fueron: diputado provincial y nacional por Buenos Aires. Director Ejecutivo de la Anses, Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación de la Reina de Corazones y Alcalde de Tigre, su lugar en el mundo.

La derrota del 15

Sergio saltó a la fama como el frenético impulsor de las cámaras de seguridad. Con este single mostró a su condado en aparente orden. Limpio y homogéneo. Un modelo de exportación para el resto del país. No obstante, en la perla del delta conviven los fastuosos barrios flotantes, la diversión y la carencia; una verdadera ciudad cosmopolita. Todo, bajo la atenta mirada del hermano mayor, como escribió George Orwell en su obra 1984.
Su propuesta de campaña giró en torno a la inseguridad. Plante
ó librar una batalla total contra el delito y el narcotráfico al estilo mexicano. Balas, sangre y fuego. A viva voz pidió desempolvar y encender los tanques. Las villas serían arrasadas emulando a las Blitzkrieg alemanas.
¡Qué 
vuelva el servicio militar y se baje la edad de imputabilidad a 14 años!” vociferó la blonda y millonaria conductora de largas estadías en Miami y Punta del Este. Sergio consiente el pedido, lo reproduce y amplifica.
Hizo de la ancha avenida del medio su camino. Esa postura generó caos interno y externo de tránsito. Lo demoró y dejó rezagado. Las ambigüedades se pagan caro, especialmente, en Argentina.
Obtuvo un magro resultado en la PASO. Un lejano tercer puesto que lo sacó rápido de la cancha, consumido, por la polarización de los extremos. La estrategia a futuro no estaría falta de nubosidad.

La derrota del 17 ¿Y el exilio?

Sergio, vencido, pero expectante, se entregó de lleno a su verdugo. Dócil aceptó el viaje a Davos donde fue exhibido como el caniche del presidente. Está jugada, parte de la guerra psicológica puesta en marcha por el Rasputín de Cambiemos Jaime Durán Barba lo disecó. Le aportó más confusión. Sufrió una nueva crisis de identidad.
El Frente Renovador (¿De lo viejo?) continu
ó por la senda del tuerto. Ojo crítico, mordaz, de sentencia inapelable para todo lo que roce a la Reina de Corazones resucitada. Moderación y oposición responsable con el partido amarillo. Criterio de eje desplazable.
La estrategia fue aliarse con Margarita, una de las chicas superpoderosas, junto a Elisa y la
“hormiguita” Graciela. Las heroínas de la república que viven del estado desde tiempos inmemoriales.
La
líder del GEN guarda un pasado contradictorio respecto al discurso actual. Había votado a favor de la flexibilización laboral durante el gobierno de la Alianza, la famosa ley Banelco. Hoy en  metamorfosis kasfkiana se opone a la reforma 2018. Se autoproclama  “progresista”.
Stolbizer  siempre obtuvo números rojos  a la hora de cosechar votos como candidata a presidente.   Por este motivo, la única explicación para entender el pacto  que cristalizó  la coalición un 1País es que Massa necesitaba “limpiar” su pasado Kirchnerista. C
omo Mauricio tiene a Elisa, Sergio tiene a Margarita. Las enemistadas guardianas anticorrupción.
Las legislativas de octubre dejaron al líder renovador con mal promedio, peleando el descenso. La caída fue brutal. No  pudo retener los números de las PASO.
El golpe fue tan devastador que solo el silencio lo acogió. Retirado de los micrófonos ya es considerado  un paria político.
A futuro, la única certeza es que no tiene cargo para la palestra. Tendrá el enorme desafió que nadie pudo superar: volver a disputar el poder de élite desde un destierro absoluto. Cautivo  en su propia isla de Elba.

Uno, dos, tres, ¡fuego!

Uno, dos, tres, ¡fuego!

Sigue la temporada de caza en Argentina

El gobierno de Mauricio dio un nuevo impulso a la temporada de montería 2017. El premio mayor está vacante, ¿quién se animará?

 Escribe: Rosendo Pío Gabino

Los noticieros están en efervescencia. Los altos directivos ordenan tener toda la maquinaria presta. Los camiones de exteriores, con el service al día, están a un giro de llave para arrancar su motor. Los drones y sus pilotos embarcados esperan la señal. Los motoqueros adosan su cámara al casco. Son los responsables de seguir la caravana de traslado que será póstuma.
Hace días se viene anunciando la segunda caída más esperada. La primera fue el encierro del empleado bancario correntino domiciliado en el sur y devenido en acaudalado empresario de la construcción. Su  plato fuerte; la obra pública.
Los relojes están en carrera inversa, todo se vuelve vertiginoso y tenso. El súper ministro de planificación K fue dado de baja. Ahora espera turno para el desguace.
En la puerta del edificio, donde vive el presunto mangante, se
junta la muchedumbre republicana e impoluta. Reunión espontánea, convocada por las redes sociales dicen los “opinólogos” del todo.
Los fiscales de la televisión hacen su parte día y noche. Programas
cuyas transmisiones deberían salir de alguna clínica u hospital porque son verdaderos quirófanos operando en vivo, sin anestesia. Algunos de estos “cirujanos”, Conductores de la frivolidad de la farándula, exhibidores de mujeres en disponibilidad, que muestran todo pero que no hablan nada, han trasmutado a “profundos” analistas de la realidad Argentina. Se muestran instruidos, sofisticados. No obstante, y a pesar de su esfuerzo, la cáscara no cubre su realidad de tristes lectores de solapas que buscan pegar alguna frase célebre, majestuosa, que los distinga y los eleve al púlpito de los distintos. Pero, el mono, mono es.
Los conductores oficialistas, bajo una fachada de gesto adusto, disparan la metralla apretando fuerte el gatillo, excitados
, superando la cadencia de tiro, recalentando el cañón. La cacería está en desarrollo. Las hienas pandilleras están dispuestas a desgarrar hasta el último músculo de la osamenta.

La galería de las cabezas

Las paredes se van llenando de cabezas. La colección está cerca de completarse. Solo el centro permanece vacío, expectante, aguardando la llegada del trofeo más valioso y codiciado proveniente de Santa Cruz.
Mientras la espera discurre, las imágenes de los
malhechores esposados, con chaleco y casco se transforman en arte, una moda vanguardista de esta época, un óleo digno de ser presentado en las mejores salas del mundo.
Los Sheriffs
del micrófono son palmeados por los alcaldes de los medios al terminar cada transmisión. Los dueños y regentes de la información, junto al ejecutivo y a la justicia federal, forman un triángulo de poder irrefrenable, propicio para llevar adelante el coto de caza.
Con las cabezas colgadas el trabajo está hecho. Desde este momento, lo que diga la justicia es irrelevante, el escarnio social es indeleble. 

¿Y cuándo las cabezas se agoten?

El gobierno aceleró la temporada de caza a su máximo régimen. Todo lo que estaba quieto lo activó, le dio movilidad. Rápidamente, obtuvo las cabezas deseadas. Esa convulsión jurídica fue puesta en marcha como distracción a la reforma laboral, tributaria y previsional presentada por el presidente el lunes posterior a las elecciones.
En materia económica el gobierno está
girando como un Hámster en la rueda a plena velocidad, sin freno, jugando a descarrilar.
La guerra
Lebacs-dólar se financia con deuda, que a su vez, se financia con más deuda. La rueda gira, gira, imparable, benefactora de prósperos negocios para bancos e intermediarios que degustan y se apropian de generas comisiones.
Esta estrategia de distracción no puede perdurar en el tiempo. La caza mayor muchas veces está limitada por una cantidad máxima de piezas. En otros casos, el terreno ya fue agotado.
Ante un rápida depredación, la única alternativa es recurrir a la caza menor. Sin embargo, esta variable ya no es redituable. Son cabezas que en el mercado cotizan bajo y no producen el mismo efecto hipnótico.
Esta aceleración en el terreno de caza evidencia la crítica situación y lo despiadado de la reforma. Es un momento cúlmine.
Finalmente, consumir tantas cabezas de renombre en tan poco tiempo
es una jugada peligrosa para el oficialismo. Los postulantes se agotan.
Ahora solo queda el gran trofeo, la cabeza m
ás deseada. Hay que ver si la cacería se acelera o se ralentiza.  ¿Será el doctor Glock el qué se lleve el premio especial?

Cuando la persiana se baja…

Cuando la persiana se baja…

Los barrios postergados  reciben la  visita falaz de los candidatos en tiempos de elecciones.  El úselo y tírelo de la política. 

Escribe Rosendo Pío Gabino

Política, arte y abstracción

En las calles, el arte se manifiesta de mil formas. Una de ellas, como mencionó alguna vez Julio Cortázar, son los afiches publicitarios y sus pegatinas superpuestas. Capas y capas de colores, de nuevas imágenes que generan y recrean en cada mente; un personaje, un momento, una foto. Bajo el crepúsculo una legión de pegadores inicia su ronda. En esta carrera el resultado es a la inversa: el que llega último gana. Hasta hace pocos días los “promocionados” con caras triunfales, cutis perfectos, relucientes y dientes tan blancos que deben ser vistos con anteojos de sol, no pertenecían a modelos de alguna campaña de ropa, perfumes o agencia de viajes. No, no lo eran. Esos rostros cuidados y refinados “tecnológicamente”, salvo excepciones, donde hay casos imposibles de mejorar, pertenecen a los candidatos que habían logrado superar las PASO. Sin embargo, y a pocos días de haber concluido el voto final, esos rostros, ya están en pleno proceso de descomposición. Muchos habían sido mutilados en vida, en plena campaña. En algunos casos por los jóvenes vándalos del todo. Otros, simplemente, para descargar su ira clasista.
Todos se ven añejos, lejanos, perdidos en el tiempo, en completo estado de abandono. Solo los más acaudalados, logran cierta perennidad. Esa minoría que son retratados “a lo grande” miran desde lo alto de una terraza, un puente o un edificio.

Temporada baja

Pasado el domingo, el conurbano profundo recupera su habitual trajinar. Cientos de barrios vuelven a su estado natural de perpetuo desprecio social. Simples puntos geográficos lejanos, perdidos, casi desconocidos. El fin de la campaña emula la llegada de marzo a las costas argentinas. La temporada terminó, los negocios cierran. El frío y la lluvia le ganan al sol. No tiene sentido permanecer.
En ese mundo, muchas veces hostil para vivir, la prole lucha contra el destino de no haber salido de una vagina de oro. ¿Destino, suerte o karma? En esas calles, a veces senderos o pasadizos, solo circulan autos tullidos, que, a cada loma o bache, dejan una parte como ofrenda a la diosa tierra. A cada metro están más cerca de su final. El tráfico se completa con carros tirados a sangre humana o animal. No hay semáforos, ni sendas. Es una retracción al siglo XIX. 
Los pibes descalzos, las madres desdentadas y los viejos en la vereda hablando de glorias pasadas quedarán huérfanos, faltos del abrazo fraterno y la caricia que alivia el alma. En el horizonte ya no se avistan las carabelas portadoras de los dadores de civilización. Los misioneros emigraron como las gaviotas en el cambio de estación. Los perros famélicos no tienen nuevos extraños a quien ladrar.
Concluida la misiva todo está más claro; los visitantes solo eran corsarios haciendo uso de su patente. Por este motivo, el barro, presente y eterno, en cientos de barrios seguirá dominado al anhelando asfalto, que, junto a las cloacas, fueron y serán la promesa más común e infame de cada elección.

Volviendo de viaje

Los candidatos de ayer, los electos de hoy, colgaron su ropa de trabajo en el ático. Para muchos fue entrar en el salvaje oeste, ahí, donde civilización y barbarie son un límite muy fino. La experiencia fue traumática. En su vida lo más cercano al barro es la bosta de las cabellerizas donde practican polo o equitación.
La campaña fue agotadora. Con tono extenuado dicen: “Caminamos toda la provincia”. No han parado de hablar, abrazar y besar; decálogo de blasfemias. Muchos irán a misa a confesarse y redimirse. ¿Cuántos padres nuestros recibirán como castigo a tantas falacias y mentiras proferidas en tan pocas semanas?
En la unidad básica, el plano de la provincia marcado 
 y segmentado perdió todo protagonismo. Está a un costado, de espaldas, ignorado.
Los punteros volverán a sus labores diarios. Las bolsas con alimentos, los colchones y otros electrodomésticos, que vienen pegados a la boleta (¿gravedad, magnetismo?) hasta nuevo aviso no se entregarán.
La dama con cara de tragedia que jugó a ser candidata 
retornará a gobernar por un rato, es que, la campaña para el diecinueve está cerca. Sentidas y espontaneas cartas escribirá para sus “queridos bonaerenses”. Como en la historia de Luscinda y Cardenio nuevos dramas evocará.
Los declarados perdedores, arderán en internas. Las alianzas pasajeras se agrietan antes de su fecha de vencimiento. Los soberbios están el abismo.
La próxima elección reactivará el amor al hermano en desgracia. Mientras tanto esas tierras seguirán en el olvido, cubiertas, como la Atlantis.

¿Por qué no hablan?, ¿le comieron la lengua los ratones?

¿Por qué no hablan?, ¿le comieron la lengua los ratones?

 

El partido amarillo saca a la cancha a sus candidatos mudos. La vuelta de Chasman encarnado por la gobernadora de Buenos Aires y los Chirolitas Esteban y la señora de Mosca. Como es el oficio de ser político y no decir nada.

Escribe: Rosendo Pio Gabino

¿Religión o secta?

Como una profecía bíblica el gobierno insta a su rebaño, y a los foráneos descarriados, a seguir o incorporarse al camino del cambio. La propuesta es vivir bajo esta nueva atmósfera repleta de alegría. El lema es respirar un oxígeno transformador, donde lo bueno, inexorablemente, se impondrá a lo malo.
El apocalipsis es pasado. Los demonios enfrentan el juicio final. La sentencia los hará arder por los siglos de los siglos. De ahora en adelante, no hay que invocarlos. El juego de la copa está prohibido.
Los doce apóstoles volvieron para cuidarnos. Se han multiplicado en infinidad de ministerios y secretarias. Tal vez, un día toquen el timbre de tu casa y serás bendecido. Tomarán un mate, profiláctico en bombilla, y te regalarán una sonrisa tan genuina como el llanto de Cavallo ante Norma Pla. Bendiciones. Es el mejor equipo de los últimos cincuenta años. Una nueva tabla será tallada.

No hablés más, ¡por favor!

El oficialismo armonizado física y espiritualmente encara el último tramo de la campaña. Todos los temas incómodos logra diluirlos sin dejar rastro, es un mecanismo bien aceitado, nada de lo que le tiran queda pegado, todo cae. Ni siquiera la desaparición de Santiago Maldonado logró esmerilar su imagen. Lo espeso lo disuelven. Por el contrario, afianzan la comunión con sus legionarios adeptos a la mano dura, sedientos, sin preguntar las formas, a cualquier precio.
Orden y progreso. Poco le importa al ejecutivo los reclamos internacionales que vienen realizando los organismos de derechos humanos. Nada modifica su rumbo. Son las excepciones al discurso de: “una Argentina nuevamente integrada al mundo“.
Este marco es propicio por el impresionante blindaje mediático que posee gracias al cogobierno que lleva adelante con “el gran diario argentino”. Los medios con sus hechizos y brujerías ritualizan la Dawa protectora que evita cualquier daño.
Propuesta Republicana presentó meses atrás su lista de candidatos. Para el rubro senadores, el cargo más relevante, eligió a un binomio de palabras dislocadas. En una campaña donde los partidos más importantes están faltos de ideas y propuestas, el oficialismo, se vuelve rey. El terreno queda apto para hablar de todo, menos de los veinte meses de gestión. La síntesis se reduce a los bolsos, las mafias selectivas, las traiciones, los despechos, y por supuesto, la inagotable pesada herencia.
El partido amarillo propuso como primer candidato a Esteban Bullrich, el informático, el ex-ministro de educación porteño y nacional que jamás dio clases.
Cambiemos, con sus puntuales excepciones, tiene como regla imprescindible contar con personalidades poco dotadas para el habla. Esta característica no es casual. El Pro como movimiento de fe debe ceñirse a su biblia, a sus mandamientos. Esta arquitectura fue diseñada y puesta en marcha por el Moisés ecuatoriano. Hoy es una escritura sacra, la base de un todo.
La única border que cuestiona a Don Jaime y sus cuardernillos es la blonda artificial Elisa. Si bien, hoy es parte de la congregación religiosa, Mauricio y allegados no dan su mejilla por miedo al beso de la muerte. Temen que Judas Iscareote los entregue.
Para cumplir con lo escrito no hay que pensar, solo estudiar y repetir. Esta estrategia sin dudas fue muy efectiva en la carrera del hoy oficialismo nacional. Sin embargo, está sujeta a errores que ocurren más de lo esperado, llegando en muchos casos, a grotescos históricos.
La inoperancia de Bullrich frente a cámaras y micrófonos es tal, que dentro del espacio, fue declarado menor de edad. Por ende, necesita una nodriza o tutora que lo acompañe y firme las autorizaciones para salir de excursiones.
La tutora designada es la gobernardora de la Provincia de Buenos Aires, la dama con rostro de tragedia. La misma que presentaba a su hermosa familia como arquetipo de la refundación nacional y al día siguiente del triunfo anunció su divorcio; igual que Daniel y Karina.
La gobernadora, verdadera candidata (modelo testimonial), se encargó de tutelar al niño Esteban tomando el micrófono en cuanta aparición pública de cierta relevancia mediática existiera. Si bien, su pobreza discursiva (modo maestra jardinera a sus infantes) apenas supera a la de su protegido candidato, puede manejar más holgadamente el nuevo testamento amarillo, lo siente propio.
Al comienzo de la tutela, la muchacha que siempre anda triste, como el poema de Carriego, compartía micrófono especialmente con Bullrich. El problema fue que los tropiezos vocales del informático dejaban pegada en cámara a la gobernadora. El punto de inflexión fue aquella nota donde Bullrich valoró positivamente:
“que el camino que hemos emprendido tiene todos los días un metro más de asfalto, una sala más, un pibe más que está preso”. La escena la completa el giro de cabeza de vidal, que logra, una recreación perfecta de la famosa toma de la película El Exorcista.
La solución fue tajante: en la Provincia de Buenos Aires solo habla la Dama del drama. De acuerdo al contexto y lugar Mauricio. En el resto del país solo el ex-Sevel con todas las dificultades que ello implica. Los candidatos quedan reducidos a su sola presencia, son parte del decorado, camuflados como el rabino entre la maleza. La última bizarreada del niño Esteban fue su tema tu-tun, tu-tun, si se puede, si se puede.
La segunda candidata tiene en su haber un hangar repleto de denuncias realizadas por propios y ajenos. De cada cargo ocupado existe una presentanción ante la justicia. Hay para todos los gustos y colores. Sin embargo, el blindaje mediático es muy efectivo, sin fisuras. El pacto se cumple a rajatabla. La campaña se lleva adelante en medios y programas oficialistas donde nunca se osaría preguntar sobre  denuncias en su contra.

Una realidad de ficción 

Los diarios anuncian una economía en repunte. Por fin los brotes verdes estarían por emerger de la última glaciación que no quiere ceder. No obstante, cuando se pregunta que indicadores respaldan el repunte (fantasmal) se obtiene como respuesta: la esperanza de hacerlo todos juntos. Todo se reduce a un acto de credo.
Hoy la Argentina tiene dos sectores con alta rentabilidad: el financiero y el agroexportador.
Los bancos están en pleno carnaval carioca. Las botellas de champagne no paran de descorcharse. La alta gerencia está con la corbata puesta de vincha.
En el mundo no existe país más placebo para hacer negocios financieros que la Argentina amarilla. En tres simples pasos hoy se obtiene un retorno del 26%, todo un paraíso. A esta altura, pura obscenidad.
Los otros actores que festejan son los dueños de la Pampa húmeda, tierra de gauchos domadores y montadores de Hillux. La quita de retenciones, una libertad absoluta para importar, sumado a un ministerio de trabajo asociado a las altas esferas ruralistas crearon un marco de negocios ideal para obtener cuantiosas ganancias.
No obstante, los “popes” del sector, parte sustancial dialéctica y económica de la campaña Pro, no están satisfechos con la promoción de quitas otorgadas desde el ejecutivo. En este sentido, es bueno recordar que Mauricio, el mismo de las cloacas de Morón, anunció, apenas unas horas después de ser elegido presidente el fin de las retenciones para la soja y la rebaja para otros cereales y oleaginosas. En la foto se puede ver a sus ministros aplaudiendo y relamiéndose por los fructíferos negocios que estaban por venir. Especialmente, el ex-
presidente de la Sociedad Rural de Pilcomayo Don Ricardo, hoy a la cabeza del ministerio de Agroindustria.
La exigencia es clara: Para liquidar tenés que devaluar. “Con este valor de cambio es insuficiente” embiste un representante del sector. Por este motivo, los agro dólares entran por goteo, supliendo su ausencia, con toma de deuda.

Si no sos competitivo, ¡reconversión!

Los otros sectores ligados al agro conocidos como “economías regionales” están en una crisis mucho más profunda que la vivida hasta fines del año 2015. La devaluación y la consecuente suba de insumos, energía y la ola  importadora  los mantienen en vilo. Distintas medidas de fuerza se vienen plasmando desde el año 2016.
En otro plano, la industria no muestra signos de recuperación. El sector metalmecánico está literalmente frenado. Actualmente, existe una capacidad ociosa promedio del 40%. Estos números se vienen dando desde el año 2016.
El nivel es verdaderamente crítico para muchas pymes. Es el caso de la cadena productiva ligada a la industria del vidrio productora de tarros de café, mermeladas, botellas de cerveza y de vino. Fundidores y especialmente los talleres de mecanizado afines al rubro están en una situación límite. Un gerente de producción cuenta con preocupación: “
hicimos la reunión de programación mensual. Tenemos trabajo solo para quince días” agrega: “Para pagar el aguinaldo tuvimos que tomar un crédito“. Sentencia:”A este ritmo, solo llegamos a un par de meses”.
El principal problema reside en que las vidrierías están dispuestas a traer todos sus moldes y componentes -listos para usar- del mercado chino. En la actualidad no hay restricciones de ningún tipo en cuanto a cupos o aranceles. Es preciso mencionar que muchas de estas pymes han hecho el esfuerzo de incorporar última tecnología en el presente año.
Seguramente, deberán seguir el consejo del ex-ministro de educación y ponerse a elaborar cerveza artesanal.

La espera interminable

Los famosos inversionistas “que siempre están por venir” no tienen nombre ni apellido, a esta altura, ya son “leyenda urbana”.
El endeudamiento creciente y desproporcionado se usa para gasto corriente: pago de la propia deuda, vencimiento de Lebacs y obra pública de bajo impacto e inmediato rédito político. Lo importante es cortar cintas y transmitir “alegría”.
Hay un axioma que no falla: Si el presidente del segundo país más importante de América del sur inaugura un tramo de un puente a medio terminar o una nueva parada del carril exclusivo para colectivos (nombre científico Metrobus) junto con la gobernadora y los candidatos legislativos, es que en realidad hay muy poco para mostrar.
La mesa se prometió completa: con entrada, plato principal y postre. Rebosante. Hoy solo hay mate cocido y un trozo de pan para repartir.
En los próximas días los creyentes del dogma amarillo seguirán dando su apoyo al líder metafísico Mauricio. Los agnósticos tratarán de desnudar al chanta manosanta.

¿Decimos lo que pensamos o repetimos lo que nos dicen?

 

¿Decimos lo que pensamos o repetimos lo que nos dicen?

Lo que hoy es lluvia bendita,  mañana se puede convertir en tormenta  ácida”.

Escribe Diego Watts

El siglo veinte marcó el comienzo  de la tecnificación comunicacional. Bajo el inocente lema de: “llegando a cada hogar” y “la familia reunida entorno a la radio” (y más tarde a la televisión) se empezó a tramar un oscuro plan de dominación mental. En esta materia, el cine dio el primer paso con infinidad de cortos y películas. La Escuela formalista Rusa identificó el poder de   las imágenes en movimiento y el impacto que lograba alcanzar en la población. La Revolución Rusa se nutrió de esta nueva tecnología para difundir una ideología política. Casi dos décadas más tarde, puntualmente en 1935, el film “El Triunfo de la Voluntad” dirigida por la cineasta Leni Riefenstahl, puso  en  vanguardia la  manipulación a través del séptimo arte en pleno apogeo de la Alemania Nazi.
La utilización propagandística a través de la gran pantalla continuó en el tiempo. Enmascarada en múltiples formas; desde dibujos animados, que hoy, además, facturan millones como parques de diversión, al blanqueo de limpieza étnica llevada adelante en el lejano Oeste. Con esas historias los niños aprendieron que los pérfidos eran los Pieles Rojas, una banda de forajidos que secuestraban mujeres, cortaban cabelleras y robaban ganado, entre otras fechorias. Civilización o barbarie titulo el padre del aula a esta antagonía. Le siguieron burdas historias hollywoodenses, donde se exaltaba el heroísmo post Vietnam y el peligro comunista que trataba de expandirse como una nube tóxica desde el comienzo de la guerra fría. El cine maniqueísta norteamericano fue pionero en estigmatizar al no occidental y al occidental suburbano o periférico: Si sos rojo, latino o un barbudo con turbante, cuidate.
El control social fue y es la obsesión del poder. Sin embargo, el cine tradicional tiene carencias. La gente tiene que acercarse hasta la sala para recibir el mensaje. En contrapartida, la tecnificación masiva de la comunicación logró invertir el sentido. Ahora el mensaje era el que se movilizaba y entraba a cada casa de forma sutil, amigable, sin sospechas y con permiso. Esta fue la llave que permitió aumentar el tiempo, la frecuencia de  repetición y por añadidura; una mejor recepción del mensaje. De esta forma, se  lograba  el botín más preciado y de mejor reembolso: el dominio de la conciencia.
Inducida la mente no hay barrera que se oponga a obedecer lo que se escucha, que en realidad, es lo que se ordena. Es ahí, donde el actor social se transforma en una frágil marioneta movida intelectualmente por los hilos del cuarto poder. La elaboración de tan fina ingeniería es encargada a centros especializados en la materia, como el Instituto Tavistock, que vio su génesis gracias a la Fundación Rockefeller. Este centro se presenta bajo la fachada de una organización sin fines de lucro con la intención de “aplicar la ciencia social a los problemas contemporáneos”. En verdad es un laboratorio  donde se aglutinan diversos  especialistas en penetración y recodificación de materia gris. En ella, participan psicólogos, psiquiatras, antropólogos y sociólogos entre otros. Su finalidad es generar  estrategias  comunicacionales de marketing perturbadoramente eficaces.
Este centro, diseña distintas fórmulas de acuerdo a la necesidad de sus clientes, que van, desde gobiernos, hasta mega empresas de diversos rubros.
La política, para obtener réditos electorales utiliza los medios de comunicación para aplicar los diseños nativos de Tavistock. Es a través del marketing, que candidatos de una pobreza intelectual inusitada, llegan a ocupar cargos de verdadera relevancia.

Cuando la virtud es resaltar lo peor del otro: el método

En política cuando un candidato no tiene demasiadas virtudes o no genera empatía en una porción generosa de la población, pero a la vez, representa intereses compatibles con los medios concentrados,  termina  por  formar una asociación de mutuo beneficio: una Inquisición, cazadora de infieles, aggiornada al siglo XXI.
El reformateo mental es igual a un producto industrial. Una vez determinado el proceso y los químicos a utilizar, se vende el concentrado a los grandes medios de comunicación, que funcionan, como grandes lavaderos, donde en vez de ropa, se lavan mentes.
Para limpiar, primero hay que ensuciar. Es ahí donde el sentenciado será untando del más pestilente, fétido y nauseabundo de los excrementos. Su aroma y repugnancia debe ser olfateado a kilómetros. Su figura tiene que expeler repudio de frente, costado y perfil. Su voz, personificar al mismísimo Belcebú. Si, el anticristo vino y está entre nosotros.
Para lavar el mal, la pureza debe hacerse presente. Ahí entra el elegido; sin mácula, ungido desde lo más sacro de lo sacro, listo para realizar el exorcismo, agua bendita en mano. Él será el encargado de liberar a la sociedad de tamaño mal, reduciéndolo, junto a su horda de sectarios, a meros espectros deambulantes.
Realizado el lavado y el enjuague se procede a centrifugar la conciencia social. En este punto se  trata de exprimir hasta la última gota que haya filtrado el cerebro del desdichado poseído populista.
Terminada la tarea, el sanador, será elevado al altar de los próceres para ser vitoreado por las masas centrifugadas, que ven en él, al nuevo profeta.
Cielo e infierno interactúan en los grandes multimedios. Estos  médiums tienen “la noble tarea” de  viralizar el rostro del mal. Hacen una autopsia y exponen sus partes imitando al cuadro de Rembrandt “La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp” puntualizando el eje en la personalización de la política, no en la gestión  de cada administración.
Esta visión sesgada impuesta por los empresarios de los medios construye monstruos o príncipes, morsas o doncellas, de acuerdo a la necesidad de satisfacción de sus unidades de negocios, diversificadas hoy y desde hace tiempo, en centenares de empresas que  abarcan diversos rubros,  coexistiendo;  medios de comunicación, agro, telefonía móvil y la vedette del 4G.

¿Tierra a la vista?

El periodismo encabezado por las grandes estrellas televisivas y radiales, más las plumas idolatradas por la aristocracia local y la clase media centrifugada dejaron el honor intelectual  en el camino, como titula Jack Kerouac a su obra cumbre.  Del mismo modo que un jugador de fútbol olvida  el amor alguna vez jurado a su camiseta  en pos de una jugosa transferencia. Por ello, y gracias a esta élite,  se debe declarar a esta profesión en emergencia,  como una especie en vías de extinción.
Sin embargo, marginalmente, Como en los parques protegidos de la sabana africana, los pequeños medios, más aún, casi “domésticos” luchan y cuidan el valor de la información e intentan reproducirlo para que no se pierda eternamente. Si. Estos periodistas e investigadores que están fuera del foco de Aptra, son ese pibe que juega en el potrero, por amor a la pelota, a sus amigos, al barrio. Ahí, no existe negocio que les contamine su mente y alma. No obstante, para atravesar ese océano tempestuoso que son los medios tradicionales y dominantes, el periodismo doméstico solo cuenta con un remo, una balsa y su voluntad. Es ahí, donde su voz, como la de un naufrago, se pierde ante el murmullo de las aguas agitadas. Como reflejo   final, el cronista lanza una botella conteniendo un mensaje, como popularizó una canción a fines de los 70´s, con la tenue esperanza, que en la orilla, alguien la recoja y  acto seguido emule la multiplicación de los panes.
Ahora bien, ¿la sociedad está dispuesta a salir de ese estado de confort informativo donde toma lo que le dan?, o está dispuesta no a esperar en la orilla sino a surcar las aguas en busca de las botellas que ahora  flotan y cumplirán su misión solo cuando alguien las saque del agua y absorba su contenido.
La libertad es poder tomar una decisión consciente y racionalizada. Si el actor social solo se queda  en modo de repetición del mensaje oficial, la dominación  de conciencia está lograda.