¡La culpa es del boliviano!, ¿seguro?

Mau Katt quiere emular a su par Mr. Trump. No tiene un mango para el muro, pero propone cobrar la gasa y el algodón a los bolivianos gorrones.